8 de julio, 2020 Entrevistas comentarios Bookmark and Share
< Volver

Entrevista a Xabier Basañez, presidente de la Asociación de Ferias Españolas.

Xabier Basañez, Director General de Bilbao Exhibition Centre, es el presidente de la Asociación de Ferias Españolas (AFE) desde hace más de cinco años. El sector ha sido uno de los más perjudicados por la crisis del COVID-19, ya que muchos eventos y salones se han pospuesto para después de verano y otros han tenido que ser cancelados.

¿Cómo han vivido la situación provocada por la pandemia de COVID-19 en el sector ferial?
He de decir que la pandemia ha provocado la paralización del sector desde el primer momento en que se declaró el estado de alarma. Todas las ferias, congresos y demás eventos afines que celebramos en nuestros recintos comenzaron a cancelarse o a posponerse. Afortunadamente, hay más eventos trasladados a los últimos meses de 2020 o principios de 2021 que cancelaciones, pero tanto a los organizadores y recintos feriales como a las empresas que intervienen en el proceso, normalmente PYMEs, les ha afectado mucho, provocando ERTEs y situaciones muy complicadas en general.

¿Casi fueron de los primeros en tener que cancelar o posponer eventos, debido a que reúnen a mucha gente en recintos cerrados?
Efectivamente, fuimos de los primeros en detener la actividad y quizás seamos de los últimos en poder volver a ponernos en marcha, pero no hemos parado ni un minuto desde el inicio de esta crisis, para retomar nuestra actividad cuanto antes, con los protocolos y las garantías de seguridad higiénico sanitarias necesarias. La actividad ferial y congresual no lleva aparejada un alto grado de riesgo, aunque reúna a mucha gente y los recintos feriales y palacios de congresos contamos con la infraestructura, los espacios y el saber hacer para poner a disposición de nuestros clientes las medidas necesarias para mitigar ese riesgo.

¿Cuántas ferias y salones se han visto alteradas?
Nuestra estimación eleva la cifra a unas 200 ferias aproximadamente, que, como decía anteriormente, en gran parte se han podido trasladar a los últimos meses del año y en otros casos se han tenido que cancelar.

¿Qué inquietudes le manifiestan los gestores de los principales centros feriales de España?
Si hablamos de inquietudes inmediatas, lo que nos preocupa ahora a todos es el poder retomar la actividad en septiembre, o incluso antes en algún caso puntual. Mientras no tengamos la certeza de que nos van a autorizar a celebrar las primeras ferias después del verano, la preocupación va a derivar en una gran decepción, ya que prácticamente daríamos por perdido casi todo el año, lo cual sería muy grave. También podría mencionar el interés por hacer bien las cosas cuando celebremos las primeras ferias, en materia de seguridad y prevención, para garantizar la tranquilidad a todos los colectivos que intervienen en la actividad ferial, proveedores, organizadores, expositores, visitantes y el propio personal de nuestras entidades.  

¿Qué medidas están tomando para retomar la actividad de manera segura?
Como en muchos otros sectores, hace ya tiempo que estamos trabajando en el diseño de medidas de prevención, higiene y seguridad de nuestras instalaciones. Elaboramos un protocolo que incluye todas las medidas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud y por las autoridades sanitarias españolas, en el que se contemplan todas las medidas necesarias para minimizar los riesgos de contagio, gestión de colas, control de aforos, distanciamiento social, separación de los stands, anchuras de pasillos, limpieza, etc. Estamos habituados a gestionar estos procesos habitualmente en situaciones normales en nuestros recintos y lo que tenemos que hacer a partir de ahora es implementar los nuevos requisitos y pautas de actuación.  

Precisamente por el alto poder de convocatoria de las ferias, puede ser una de las actividades que más tarde retome su normalidad.
Quizás seamos de los últimos en volver a la actividad habitual, dependerá de las autoridades, aunque puedo asegurar que ya estamos preparados para retomar dicha actividad.

Casi todo el calendario ferial del año se ha trasladado al último trimestre. ¿Va a ser complicado cuadrar fechas para que los eventos no se solapen?
Desde luego, no va a resultar fácil y es muy probable que algunas ferias se solapen con otras del mismo sector, pero la capacidad de gestión de nuestras organizaciones hará que se minimicen los posibles problemas de solapamiento. En caso de existir riesgo de solapamiento lo más lógico es que alguna de dichas ferias acabe por posponer su celebración a 2021.

¿Han mantenido alguna reunión con el Gobierno para ver cómo se pueden ir recuperando la celebración de grandes ferias?
Con el Gobierno central hemos mantenido contacto casi desde el principio de la pandemia, dialogando con la ministra de Industria, Comercio y Turismo y con su Gabinete, para solicitar ayudas y trasladar nuestras preocupaciones. Nosotros hubiéramos querido que todo fuera más rápido y tener ya en estos momentos la certeza de poder celebrar las ferias, pero por ahora esto no es así, aunque seguimos manteniendo muy buena relación.

Además, usted es director general del BEC, donde se celebra BIEMH, la feria más importante del sector. ¿Cómo llevan la preparación de esta edición?
La BIEMH de este año tenía que haberse celebrado en mayo y los preparativos estaban ya muy avanzados, pero se trasladó a finales de noviembre. Confiamos en que sea nuevamente una gran edición, posiblemente con algunas limitaciones y cambios de formato, pero igualmente muy relevante y necesaria para el sector. Tratándose de la feria representativa de la industria, será de nuevo una cita ineludible para quienes deseen conocer las novedades presentadas, entablar relaciones comerciales con nuevos proveedores, asistir a demostraciones en vivo o participar en las actividades paralelas del certamen.

¿La nueva normalidad puede alterar el modelo actual de ferias grandes?
Nuestra previsión es que las ferias en general van a ver disminuida su asistencia en los próximos meses, por las propias limitaciones de movilidad fundamentalmente o porque la situación económica pueda afectar en mayor o menor medida a empresas y profesionales que participan en ellas. También confiamos en que gradualmente las ferias vuelvan a alcanzar los tamaños habituales con el paso del tiempo, porque las ferias son plataformas de negocio que pueden ayudar a los sectores empresariales a recuperarse y crecer de nuevo. Las ferias virtuales, que no son un fenómeno nuevo, pueden complementar de alguna forma a algún evento presencial, pero no son una solución definitiva, ni son competidoras de las ferias presenciales, las cuales reúnen numerosas ventajas asociadas fundamentalmente al contacto cara a cara, a la relación personal y la confianza que ello supone para cerrar negocios.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus