6 de octubre, 2021 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

El almacenamiento en las naves industriales requiere de estanterías metálicas adaptadas para estos espacios.

Cuando emprendes en un proyecto empresarial y requieres de grandes infraestructuras, uno de los aspectos clave es equipar la nave industrial correctamente. Y para que una iniciativa empresarial funcione debes controlar todos los aspectos del negocio, desde los proveedores y la producción, hasta el almacenaje y la distribución.

Para ayudarte en esta complicada labor, ofrecemos una serie de consejos sobre qué hay que tener en cuenta para equipar una nave industrial.

Aspectos a tener en cuenta para equipar una nave industrial

Si ha llegado el momento de equipar una nave industrial, nada mejor que tener en cuenta aspectos clave como los que enumeramos a continuación.  

Hacer un estudio

En primer lugar, se debe hacer un estudio sobre la naturaleza de nuestra nave industrial. Es decir, antes de organizar cada aspecto, se deben conocer a la perfección todos los rasgos del espacio: número de habitáculos, cantidad de rampas, ubicación de las tomas de electricidad y de agua, accesos al almacén…

Para llevar a cabo esta primera toma de contacto es aconsejable que consulte los planos de la nave y los analice junto a un experto en la materia.

Organización de la nave

Posteriormente, hay que diseñar la organización de la nave industrial. Es decir, debes pensar en qué zona vas a ubicar cada departamento, como oficinas, cadena de producción o almacenaje.

Es importante valorar cuidosamente qué espacio se adapta mejor a la tarea que se va a desarrollar ahí, puesto que cada metro cuadrado que se desemplee por una mala organización, es sinónimo de pérdida de dinero.

Si el proyecto es de gran envergadura es muy probable que le surjan dudas sobre cómo distribuir el espacio, por lo que es recomendable acudir a un ingeniero de organización industrial. Un experto en la materia puede servir de gran ayuda, y si realiza un buen trabajo, rentabilizará mucho más el negocio.

Desarrollar los temas técnicos

Después, hay que desarrollar todos los aspectos técnicos relacionados con nuestra actividad esencial. Por ejemplo, si nuestro negocio se dedica a la industria del automóvil, deberíamos desarrollar la cadena de producción y montaje de los coches, al igual que toda la maquinaria industrial que vamos a necesitar y por supuesto, su emplazamiento.  

Y recuerda que una cadena de producción bien organizada es mucho más eficiente y rentable. Desde grandes empresarios como Henry Ford hasta universidades y centros de estudios han desarrollado teorías y estrategias que puedes conocer para mejorar la productividad en una cadena de montaje.

Organizar el stock

Una vez que has puesto en marcha la cadena de producción, se debe pensar en dónde y de qué forma se va a almacenar el excedente producido. Del mismo modo, hay que planear la mejor manera para resguardar las materias primas y los elementos que posteriormente se emplearan en la cadena de producción.  

Una buena organización del stock puede ayudarte a ahorrar grandes cantidades de dinero. Para conseguir esto, es imprescindible diseñar y equipar el espacio de tu nave industrial que va a ser destinado al almacenamiento.

Este es el momento en el que se debe pensar en medios como máquinas para trasportar grandes cargas o estanterías para naves industriales que soporten todo el peso del material almacenado. Existen empresas como Ractem especializadas en dotar de medios de almacenaje industrial las grandes naves con diferentes soluciones adaptadas al tipo de carga.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus