13 de julio, 2020 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

La empresa trabaja para los sectores del automóvil, parques fotovoltaicos, ferrocarril y un genérico que denominan industrial donde se engloban proyectos para todo tipo de sectores.

La empresa de ingeniería y fabricación de origen valenciano Somtech está próxima a alcanzar el millón de pantallas protectoras fabricadas desde que estalló la crisis de la COVID-19. Esta nueva línea de producción comenzó usando sus impresoras 3D y ha continuado con la producción en serie de las pantallas mediante tecnología de inyección. La consecuencia de esta iniciativa ha sido que durante lo más grave de la crisis, Somtech desactivara la solicitud de un ERTE y tuviera que contratar personal para cubrir la demanda.

“Durante la crisis, desde que iniciamos de manera altruista la fabricación de las primeras pantallas para donaciones a hospitales, hemos estado trabajando a tres turnos y tuvimos que contratar a 10 personas para poder hacer frente a todos los pedidos”. Así lo confirma el director comercial de Somtech y uno de los socios, Mario Serrano.

La respuesta que dieron, en un principio gratuita y generosa, ha permitido a la empresa abrir una nueva línea de negocio e introducirse en el mundo del material sanitario y de EPIS. Hasta el punto de que desde marzo de este año de pandemia Somtech está a punto de alcanzar el millón de unidades de pantallas protectoras.

“Las fabricamos para marcas de material sanitario y hemos podido hacer incluso con material bactericida para clientes del sector hospitalario. Se han fabricado diferentes modelos y de diferentes características en función de las necesidades de cada cliente”, afirma Serrano.

Pero Somtech es mucho más que pantallas faciales de protección. Según Serrano “somos una ingeniería que fabrica, ya que diseñamos desde el origen, industrializamos, y dentro de la compañía también tenemos producción por lo que todo el proceso puede hacerse en nuestras instalaciones”.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus