9 de julio, 2020 Entrevistas comentarios Bookmark and Share
< Volver

Entrevista a César Garbalena, presidente de AFM.

César Garbalena, Director General de la empresa Loire Gestamp, lleva algo más de dos años al frente de la Asociación Española de Fabricantes de Máquinas-herramienta, componentes, herramientas y accesorios. En medio de la crisis del coronavirus, ha renovado su cargo por otros dos años más.

Garbalena fue reelegido el pasado 19 de junio presidente de AFM Advanced Manufacturing Technologies, por un periodo de dos años más, en el transcurso de la asamblea anual de la asociación, dando así continuidad a la labor desarrollada durante los dos últimos años.

¿Cómo valora los dos años que lleva como presidente de AFM? ¿Qué objetivos tiene en el nuevo mandato?

Ser presidente de AFM, mandato que acabo de renovar el pasado 19 de junio por dos años más, significa encabezar una organización que representa al corazón de la industria y, por lo tanto, un orgullo y una gran responsabilidad. Afortunadamente la asociación tiene un equipo profesional muy experimentado y competente, que gestiona tanto el día a día, como los retos que surgen en el camino y la estrategia a medio y largo plazo.

AFM Cluster, a través de sus asociaciones AFM, ESKUIN, ADDIMAT, AFMEC y UPTEK representa, además de a la máquina-herramienta, sus componentes y herramientas de corte, a la fabricación de herramientas de mano y el suministro industrial, a la fabricación aditiva y la impresión 3D, al mecanizado y la transformación metalmecánica y a las startups para la fabricación.

Para estos dos años, el primer reto es, a través de nuestra asociación, contribuir a que nuestros asociados recuperen su actividad y continúen siendo competitivos en el ámbito internacional. La crisis del COVID-19 ha impactado a todos los sectores, y el nuestro junto con el resto, debe reponerse cuanto antes para estar en condiciones de seguir jugando un papel relevante en la industria.

Por otro lado, debemos seguir consolidando el crecimiento que nuestro cluster ha sabido gestionar a lo largo de los últimos 8 años. Hemos pasado de agrupar únicamente a 85 fabricantes de máquina-herramienta en 2012 a congregar más de 500 empresas industriales de los sectores que comentaba en 2020.

Adicionalmente, existen diversos retos en el ámbito tecnológico, internacional, de gestión y de las personas, pero por no extenderme, destacaré dos:

  • La digitalización. Se trata de una verdadera oportunidad para nuestros procesos internos, pero sobre todo por lo que implica desde la perspectiva de servitización y de generación de nuevos negocios a través de nuestros productos. Debemos seguir avanzando en este camino.
  • La cooperación. Tanto entre las empresas que conformamos AFM Cluster, como con empresas de otros sectores a los que servimos o con los que nos complementamos. La cooperación como medio de buscar sinergias y mayor músculo es fundamental.

¿En qué momento se encuentra el sector de la máquina-herramienta?

Como el resto de los sectores, atravesamos un momento muy complicado. Por un lado, la actividad industrial ya registraba una tendencia de cierta ralentización a lo largo del año 2019, con varios de nuestros principales sectores clientes, como la automoción, el ferrocarril, la aeronáutica o la energía, que abordaban procesos de cambio, muy relacionados con nuevas dinámicas en la movilidad y en la forma de entender la sostenibilidad.
Por otro, el parón generado por el coronavirus deberá ser digerido y tendremos que volver a arrancar la actividad industrial y económica, y eso va a llevar un tiempo.

¿Qué subsectores de la máquina herramienta se han comportado mejor y peor en 2019?

Como decía, 2019 ha sido en general un año de transición y de cierta contracción por los motivos expresados. En términos numéricos, tras cinco años de crecimiento acumulado que superó el 30%, el sector en su conjunto retrocedió un 9,46%. Las máquinas-herramientas cedieron un 11,95%, un 8,77% el arranque, y un 17,17 % la deformación, esta última afectada ya en 2019 por la situación que arrastraba la automoción.
El resto de los sectores cedieron también algo de volumen: componentes, -7,29%, herramientas, -5,52%, y accesorios, -7,37 %.

Las exportaciones cayeron un 5,08 % en general, con las siguientes bajadas por subsector: arranque, -8,02%, deformación, -8,41%, herramientas, -4,26%, accesorios, -1,99%, con la excepción de componentes con un leve crecimiento del 2,9%.

Respecto a los principales destinos de las exportaciones, la lista la encabeza Alemania, seguida de USA, Italia, Francia y Portugal. En sexto lugar, China, y a continuación: México, India, Reino Unido y Canadá. Mejoran sus posiciones Italia y Francia, mientras que México y China, bajan escalones respecto al año anterior.

Venimos de un 2019 que no fue muy bueno para la economía, con asuntos como el Brexit, la guerra comercial entre China y Estados Unidos, la desaceleración de Alemania, etc. y en marzo de 2020 llega la crisis del COVID-19. ¿Cómo les está afectado a sus empresas asociadas?

Ya lo apuntaba antes, es cierto. 2019 cocinó ingredientes que, de alguna manera, alimentaban incertidumbre y la incertidumbre normalmente no es favorable para generar un clima inversor, ni para el crecimiento del comercio internacional. En todo caso, los problemas iban encontrando un camino que, sin ser ideal, nos permitían navegar, no sin cierta dificultad. A nosotros nos ocupaban adicionalmente los cambios de tendencia a los que se enfrentaban algunos de nuestros principales sectores cliente.

La crisis del COVID-19 ha acentuado y acelerado todo, y nos ha obligado en primer lugar a tomar medidas muy rápidas. Primero, para garantizar la seguridad de nuestras personas, que son nuestro principal motor, después, para apuntalar nuestra capacidad financiera para aguantar algunos meses sin la actividad necesaria.
Ahora pasados más de tres meses de pandemia, además nos enfrentamos a la dificultad de viajar para atender a nuestros clientes, instalar y dar servicios a las máquinas y, sobre todo, a una demanda que acusa la falta de confianza en el futuro más inmediato.

¿Qué ha supuesto para el sector de la máquina-herramienta y fabricación avanzada esta crisis?

Todo lo dicho se está traduciendo en una caída de los pedidos que, hasta mayo, registran un descenso de alrededor del 35% y, probablemente cederemos aproximadamente un 20-25% de facturación en 2020.
En todo caso, no somos nuevos enfrentando crisis, y hemos salido de otras, también complicadas en el pasado. El sector es realista y no deja espacio al pesimismo que, en estos momentos, es un lujo que no nos podemos permitir. Somos conscientes de que el futuro más inmediato viene muy duro, pero también de que saldremos adelante. Sin ninguna duda.

¿Qué sectores industriales están sufriendo más esta crisis?

Creo que en general todos los sectores lo están pasando mal, salvo los que han sido esenciales para la vida durante la pandemia. Para nosotros, la automoción por su efecto tractor, y todos los sectores relacionados con la movilidad como la aeronáutica, el ferrocarril y de manera indirecta el principal combustible para esa movilidad como es el oil&gas, son cruciales. Confiamos en su paulatina recuperación por su alta capacidad de inversión en equipos industriales, que es a lo que nos dedicamos.

¿La transformación digital y la fabricación avanzada puede ayudar a que la industria salga reforzada de esta situación?

Creo que en el corto plazo no puede hablarse de reforzamiento. Debemos ser sensatos y generar dinámicas de paulatina normalización de la actividad. En ese sentido, creo firmemente en el papel de la fabricación avanzada, por su capacidad de generar mayor productividad y, por lo tanto, competitividad en la industria. Por supuesto, la digitalización ha sido y, va a ser sin duda, un catalizador y acelerador de cambios y brindará, a quien sepa aprovecharlas, nuevas oportunidades de negocio en todos los campos y por supuesto en el mundo industrial.

¿Confía en que puedan celebrarse ferias y salones después del verano?

Creo que pasado septiembre, el otoño va a ser el momento de la vuelta de las ferias. En este momento, en Europa y prácticamente en todo Occidente, salimos de la situación de confinamiento en sus distintos grados vividos y, poco a poco, vamos a volver a la realización de las actividades habituales.

Las ferias son un punto de encuentro compacto y eficiente para vendedores y compradores, y los recintos feriales actuales cuentan con instalaciones que con creces sirven para garantizar condiciones de celebración seguras. Por sus dimensiones, altura, y posibilidades de separación a medida, son sin duda de las más adecuadas para que las personas puedan coincidir en recintos cerrados.

¿Cómo apoyan desde AFM la investigación, el desarrollo y la innovación del sector?

En AFM Cluster contamos con un departamento técnico compuesto por 11 profesionales que fomentan la investigación en cooperación entre nuestros asociados. Hacemos labores de vigilancia tecnológica, difusión, agrupación y gestión de proyectos. Contamos con diversos grupos de trabajo que enfocan nuestra labor por ámbitos.

Por otro lado, gestionamos SMART, el Cluster Eureka para la generación de proyectos internacionales en cooperación.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus