20 de noviembre, 2018 Artículos de opinión comentarios Bookmark and Share
< Volver

Un artículo de Jordi Pelegrí, Director de Desarrollo de Negocio de Universal Robots.

Si bien alrededor de la creación de la fábrica del futuro inteligente y conectada, existe el movimiento global de la industria 4.0, existe también una nueva tendencia hacia la vuelta al toque humano en la producción que está transformando el proceso de fabricación. La Industria 5.0, un escenario donde los robots manejan las herramientas y realizan todas las tareas mientras el trabajador humano supervisa las operaciones.

Oportunidad para la PYME

La presión para encontrar la relación óptima precio-rendimiento aumenta y en Europa cada vez es más difícil por el aumento de los costes laborales y la escasez de técnicos cualificados y capacitados.

El nivel avanzado de automatización del proceso de producción simple que ya existe en Europa abre una oportunidad en el mercado mundial para las pequeñas y medianas empresas y ofrece a las marcas de manufactura una alternativa atractiva para trasladar las instalaciones de producción a países con bajos costes.
Sin embargo, para tareas que requieren de un alto nivel de precisión, el toque sensible de la mano humana ha sido esencial durante mucho tiempo y eso puede ser problemático cuando es exactamente lo que falta, es decir, personal cualificado. Al mismo tiempo, los entornos de producción se vuelven cada vez menos estandarizados -a medida que las tiradas de producción se acortan- y requieren sistemas robóticos más adaptables e inteligentes.

Así, se convierten en imprescindibles para ejecutar aplicaciones como apilar y empaquetar objetos o productos con diferentes dimensiones y pesos. Esto significa que las tiradas cortas de producción se pueden automatizar fácilmente sin la necesidad de re-programar el robot cada vez que cambia el tamaño del embalaje del producto.

Precisión y rapidez

La clave está en los sensores de fuerza / par que permiten dotar a los robots colaborativos para tareas de producción para las cuales la sensibilidad de las manos humanas siempre ha sido esencial. Esto permite una mayor rapidez y precisión en todos los casos y -en aquellas tareas repetitivas- incluso mayor que la mano humana y supone una ayuda para aumentar la eficiencia y rendimiento en la productividad y es una forma de reaccionar a las crecientes demandas sin costes adicionales significativos.

Aunque en los procesos de producción, la automatización se puede utilizar a su máximo potencial sólo cuando existe una chispa de creatividad humana que influye en los procesos. En esta situación, el hombre y la máquina se complementan, el empleado humano puede utilizar su creatividad para dedicarse a proyectos más complejos y utilizar el cobot como una herramienta multifuncional.

Esto es lo que ocurre con la nueva serie de Universal Robots con versiones más avanzadas de los modelos en la serie clásica – el UR3e, el UR5e y el UR10e - cada uno denominado por su carga máxima. Esta nueva plataforma de robot colaborativo incluye avances tecnológicos que permiten un desarrollo más rápido para abordar incluso una variedad más amplia de aplicaciones, gracias a la mayor precisión y sensibilidad proporcionadas por el sensor de fuerza / par integrado en el brazo robótico.

Se trata de una nueva interfaz de usuario intuitiva y sensible al tacto rediseñada que reduce la carga cognitiva y agiliza el desarrollo del programa al simplificar el flujo de programación y que permite reducir la programación con unos pocos clics en una nueva consola de programación liviana y de pantalla ancha.

Mejores roles para el empleado humano

Los robots colaborativos pueden trabajar codo con codo con los trabajadores humanos. Son útiles porque pueden encargarse de tareas cada vez más versátiles, accesibles y flexibles mientras que el empleado humano asciende a posiciones de mayor valor y responsabilidad.

La mano de obra conectada y colaborativa presenta grandes oportunidades para aumentar la productividad y la innovación del sector industrial. También presenta la perspectiva de mejorar la seguridad y la satisfacción en el lugar de trabajo. Según un reciente estudio del Foro Económico Mundial (World Economic Forum)(1) para 2025, más de la mitad de todas las tareas actuales en el lugar de trabajo serán realizadas por máquinas, un ritmo altísimo en relación al 29% actual. Sin embargo, este estudio también indica que, la revolución robótica creará más de 58 millones de nuevos empleos en los próximos cinco años.

En conclusión, la opción de utilizar robots colaborativos con sensores de fuerza / par para proporcionar sentido del tacto es un valor que beneficia a la empresa. Permite a la Pyme española acceder al mercado global y poder ser más competitiva debido a su versatilidad y facilidad de uso.


Nota:
(1) The Future of Jobs, World Economic Forum

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus