4 de diciembre, 2018 Equipos, máquinas y herramientas comentarios Bookmark and Share
< Volver

Gracias a la tecnología de 24 V y a la electrónica integrada, la pinza magnética compacta Schunk, puede ponerse en servicio y accionarse con especial facilidad. Permite la manipulación flexible y sin contornos de piezas de trabajo ferromagnéticas. 

En el campo de la carga y descarga automatizada de máquinas-herramienta y en la manipulación de materias primas ferromagnéticas, la importancia de las pinzas magnéticas con imanes electropermanentes ha aumentado considerablemente. Las razones para ello son la alta densidad de potencia y la eficiencia energética, así como el contorno de interferencia decididamente favorable para el manejo.

Tras el éxito de la serie de Schunk EGM para sistemas de sujeción > 400 V, Schunk, líder mundial en sistemas de agarre y tecnología de sujeción, presenta ahora la primera pinza magnética permanente de 24 V de accionamiento eléctrico con electrónica integrada.

Monitorización integrada de procesos

La compacta Schunk EMH, combina los puntos fuertes de la tecnología magnética con las ventajas de la tecnología de 24 V. Como la electrónica está integrada en la pinza y se acciona muy fácilmente a través de la E/S digital, los componentes no necesitan espacio en el armario de control ni en un sistema electrónico de control externo. Esto ahorra costes y minimiza el cableado y el esfuerzo de puesta en marcha. Para aumentar la seguridad del proceso, la pinza informa tanto del estado de magnetización como de la presencia de la pieza de trabajo. Al mismo tiempo, los errores se muestran en una pantalla LED de la cubierta.

La Schunk EMH, también ofrece ventajas en cuanto a tiempos de ciclo: A diferencia de las pinzas magnéticas, no se requiere ningún tiempo de mantenimiento entre los accionamientos, lo que significa que se pueden conseguir tiempos de ciclo elevados. El tiempo real de magnetización es de hasta 300 ms. Después de la magnetización, los componentes no consumen energía, lo que significa que las piezas se mantienen de forma fiable incluso en caso de corte de corriente o parada de emergencia. Sólo se necesita un impulso corto de corriente para la desactivación. Con un mínimo esfuerzo de montaje y sin tener en cuenta los contornos de los dedos de la pinza, la Schunk EMH puede manipular alternativamente una amplia gama de piezas de trabajo. Para el mecanizado, quedan accesibles cinco lados de la pieza. La Schunk EMH, está disponible en cuatro tamaños con un peso de 1 kg, 1,5 kg, 6,5 kg y 8 kg. Dependiendo del material, la calidad superficial de la pieza y la geometría, es adecuada para pesos de pieza de hasta 3,5 kg, 9 kg, 35 kg y 70 kg. Para la manipulación de piezas delgadas y de láminas, la fuerza de sujeción magnética es ajustable en cuatro etapas.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus