Publicidad
27 de abril, 2022 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

Se han reducido los pedidos internos mientras han crecido los externos, afirma la asociación italiana de fabricantes  de maquinaria.

En el primer trimestre de 2022, el índice de pedidos de máquinas herramientas elaborado por el Centro de Estudios & Cultura de Empresa de UCIMU-Sistemi per Produrre marca un ligero descenso (-3%) respecto del período enero-marzo de 2021. En valores absolutos, el índice se ha situado en 164 (base 100 en 2015). El resultado se vio afectado por la reducción de la entrada de pedidos del mercado nacional, mientras que los pedidos del extranjero crecieron.

En particular, en el ámbito exterior, los pedidos recogidos crecieron un 5,3% respecto al mismo periodo del año anterior. El valor absoluto del índice se ha situado en 163,2.

En cambio, el índice de los pedidos recogidos en el mercado interior ha registrado un descenso del 15,9% respecto al mismo periodo del año pasado. El valor absoluto del índice se ha situado en 164,4.

Barbara Colombo, presidenta de UCIMU-Sistemi per Produrre, ha afirmado que: “La actividad en los mercados exteriores es indispensable para los fabricantes italianos, por lo que, a pesar de las dificultades causadas primero por la pandemia y luego por el conflicto, debemos reforzar nuestra iniciativa transfronteriza, no solo para recuperar el terreno perdido en los dos últimos años. La situación actual debe inducir a los fabricantes italianos de máquinas herramienta a revisar el orden de prioridad de sus mercados: si bien es importante seguir explorando nuevas áreas de destino para el Made in Italy del sector, hoy es esencial vigilar y desarrollar las actividades en los mercados tradicionales, pienso en Europa y Estados Unidos en particular, para asegurar las cuotas de mercado en las áreas cuyas economías tienen más probabilidades de establecer relaciones comerciales en un futuro próximo”.

En el ámbito doméstico, la desaceleración registrada por los fabricantes italianos en el mercado interno se debe a dos motivos: por un lado, se compara con un resultado, el del primer trimestre de 2021, decididamente positivo; por otro, puede ser razonablemente el resultado de la decisión de los usuarios de anticipar las decisiones de compra en el último trimestre, para beneficiarse de los incentivos 4.0 cuyos tipos impositivos previstos por la última ley presupuestaria (2021) fueron superiores a las de la actual (2022)”.

Por otro lado - ha proseguido la presidente de UCIMU-Sistemi per Produrre - aunque se trata de un descenso decididamente limitado y en estos momentos la entrada de pedidos sigue estando en niveles muy altos, como muestran los valores del índice absoluto, empieza a cundir cierta preocupación entre los fabricantes por un posible enfriamiento de la propensión a invertir, provocado por la incertidumbre que ha traído la guerra entre Rusia y Ucrania”.

El conflicto en curso ya está causando graves daños a las actividades de producción de nuestras empresas, que están teniendo que alargar terriblemente los plazos de entrega de su maquinaria a la espera de recibir, a su vez, suministros de componentes electrónicos y materiales, como níquel, acero y hierro fundido”.

Todo esto - ha afirmado Barbara Colombo - corre el riesgo de causar molestias a nuestros clientes, que tienen que esperar la entrega de la máquina más allá del plazo previsto. Pero eso no es todo. El tiempo que transcurre entre el pedido de la máquina y su entrega, el momento de la facturación, se fija ahora en 9-12 meses frente a los 6-8 meses habituales. En un plazo tan largo y en un contexto tan incierto, los cambios en los precios de las materias primas pueden tener un gran impacto en el coste de producción de una máquina, erosionando los márgenes de los fabricantes de máquinas herramienta. Además, la inflación es cada vez más evidente y puede actuar como multiplicador de precios, en detrimento de los beneficios derivados de la actividad productiva”.

Para evitar que nosotros, los fabricantes, en un momento dado, decidamos dejar de aceptar pedidos o que nuestros clientes decidan esperar para hacer pedidos a la espera de una situación más clara - ha continuado Barbara Colombo - necesitamos una intervención inmediata de las autoridades gubernamentales a las que UCIMU-Sistemi per Produrre, junto con otras asociaciones, ASSOFERMET, ANIMA y ANFIA, en representación de los sectores más expuestos, ha solicitado una reunión para evaluar posibles acciones para mitigar los efectos del conflicto en curso”.
 
En particular, solicitamos una intervención inmediata para el establecimiento de una mesa de trabajo con el Ministerio de Desarrollo Económico y el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, para la definición de nuevos canales de abastecimiento de materias primas como alternativa a los habitualmente utilizados y ahora interrumpidos por la situación contingente. Además, para garantizar el buen funcionamiento de las cadenas de producción que utilizan metales - cadenas que representan una parte muy importante de la industria europea – creemos que se debe considerar la suspensión temporal de las medidas de la UE (establecidas en 2018 en respuesta a los aranceles de Estados Unidos sobre las importaciones de acero del Viejo Continente) que fijan cuotas de entrada de material siderúrgico procedente de terceros países y que imponen, para las cuotas excedentes, aranceles decididamente penalizadores para los actores manufactureros europeos”.

Además de esto, pedimos a las autoridades gubernamentales, que ya llevan varias semanas trabajando en medidas para abaratar los costes de la energía para los ciudadanos y las empresas, que amplíen la medida del techo al coste de la energía procedente solo de las renovables a todas las fuentes de energía que las empresas utilizan en sus actividades productivas”.

Aunque somos conscientes de la necesidad de apoyar la transición verde, nos vemos obligados a subrayar que, en una situación de emergencia como la actual, es necesario ante todo garantizar que la industria manufacturera, primer pilar del sistema económico de nuestro país y de toda Europa, pueda continuar sus actividades con la mayor fluidez posible”.

No podemos permitir que las empresas salgan del mercado porque están agobiadas por costes insostenibles o porque están bloqueadas por la imposibilidad de producir; esto sería un daño social irreparable. Por eso creemos que hay que remodelar todas las medidas previstas por la Unión Europea en materia ecológica. Pienso en primer lugar en la electrificación del motor eléctrico. No pedimos ningún cambio drástico, sino un replanteamiento del calendario de transición del motor endotérmico al eléctrico, que tenga en cuenta la situación actual, que ya es especialmente compleja”.

Publicidad
Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus