12 de abril, 2021 Actualidad comentarios Bookmark and Share
< Volver

La empresa española adquiere 4 máquinas curvadoras de última generación, de gran capacidad, altamente productivas y de alta eficiencia energética de la firma portuguesa.

Uno de los temas más urgentes en la actualidad es, sin duda, el factor ambiental y la huella ecológica de los seres humanos en el planeta. Otro de los factores que más contribuye a este desequilibrio es el impacto de la producción y uso de energías fósiles, y por supuesto, la emisión de gases de efecto invernadero.

Los países de la Unión Europea, se han fijado metas muy ambiciosas y concretas para iniciar la reversión del problema. El Pacto Verde Europeo (ODS) establece que para 2030, Europa reducirá la reducción de gases de efecto invernadero en un 40 % y el 32 % de toda la energía utilizada será renovable y consumida de manera más eficiente.

Si bien se trata de un cambio de mentalidad social, le corresponde a la industria desarrollar soluciones y equipos que le permitan alcanzar estos objetivos.

La empresa española PipeWorks, con instalaciones de producción en Tuy-Pontevedra, con 7.000 metros cuadrados, y dos plantas en Valença do Minho (Portugal) con 5.200 metros cuadrados), incorpora esta mentalidad de cambio, de forma transversal.

PipeWorks, de la que Rosalino López es su director general, es un referente internacional desde hace 40 años en el sector de desarrollo y producción de equipos y componentes para refrigeración industrial, construcción naval y sector energético. Sus productos se fabrican rigurosamente y están listos para ser instalados en el lugar de montaje. El reconocimiento a la calidad del trabajo que desarrollan le permite exportar a más de 20 países.

Para dar respuesta al crecimiento y adaptación a la realidad del plan ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), PipeWorks está impulsando una ampliación de sus instalaciones de fabricación y la renovación de su parque de equipos productivos con la adquisición de 4 máquinas curvadoras de última generación, de gran capacidad, altamente productivas y de alta eficiencia energética

Se trata de dos curvadoras de tubos EB83CNC totalmente eléctricas; una curvadora HB120CNC equipada con un sistema “Booster” capaz de curvar tubos de radio 1D, para serpentines e intercambiadores de calderas; y una curvadora de tubos de gran diámetro para el sector naval, SB300DP.

Todas las máquinas fueron construidas bajo la tecnología de industria 4.0. Están integradas en un sistema informático que vincula los distintos departamentos de la empresa: comercial, diseño, compras, producción, logística, IOT, etc. Esta nueva forma de producción promueve una mayor eficiencia y reduce los costos de producción.

Además de ser la primera empresa de Galicia en invertir en maquinaria íntegramente eléctrica para el curvado de tubos en estos sectores de actividad.

Para este proyecto de innovación, PipeWorks seleccionó a la empresa portuguesa VLB Group, una empresa especializada en el desarrollo y producción de equipos para la deformación de tubos y chapas, en concreto, máquinas de curvado de tubos y de chapas.

Creado en medio de la Revolución Industrial 4.0, el equipo de VLB refleja todas las ventajas de esta nueva filosofía industrial, que busca implementar el concepto de “fábricas inteligentes” capaces de una mayor adaptabilidad a las necesidades y procesos productivos, así como a una asignación más eficiente de los recursos.

La marca nació con el objetivo de desarrollar y fabricar soluciones innovadoras y altamente efectivas para el conformado de tubos y chapas. Aunque reciente, incorpora un equipo con decenas de años de experiencia en el desarrollo de equipos para metalmecánica y tiene como mentor a Luis Barros, uno de los emprendedores más respetados en este sector.

Además de excelentes recursos humanos, VLB cuenta con las instalaciones de fabricación más modernas, ubicadas en Vila Nova de Famalicão (Portugal). Son 10.000 metros cuadrados de producción, equipados con la más alta tecnología del mercado. El crecimiento exponencial de la empresa exige ahora la ampliación de su capacidad productiva, con un nuevo pabellón industrial de 3.000 metros cuadrados ya en construcción.

Los equipos se producen íntegramente dentro de la empresa, que cuenta con departamentos de desarrollo de producto (I+D), software (TI), fabricación y asistencia técnica en su estructura.

El nivel tecnológico y el desempeño de las máquinas VLB merecieron la atención y reconocimiento de empresas de los sectores industriales más importantes, típicamente motores de la economía mundial, como automóvil, energía, construcción naval, construcción, mobiliario y bienes de consumo.

Publicidad

Noticias relacionadas

comments powered by Disqus